Ventajas e inconvenientes de las piscinas de agua salada

Una vez que sabemos cómo funciona el sistema de cloración salina, nos podemos imaginar cuáles van a ser las principales ventajas e inconvenientes de las piscinas de agua saladas; no obstante, las detallamos a continuación.

Ventajas de las piscinas de agua salada

Una de las principales ventajas de las piscinas de agua salada es el ahorro económico, tanto en mantenimiento como en productos químicos. Y es que la única sustancia que se necesita para desinfectar el agua es la adición de sal.

El hecho de que el cloro se evapore y la sal no, unido a que en el proceso de electrólisis no hay perdida de sal hace que la concentración de sal en el agua se mantenga prácticamente constante; tan sólo pequeñas pérdidas por adherencia cuando entramos o salimos del agua. Y por si fuera poco, el coste económico de la sal es muy bajo.

Otro aspecto que hace que el ahorro económico sea considerable es la reducción de horas de trabajo o de personal en el mantenimiento de la piscina al automatizar el proceso.

Además, sabemos que el cloro es un producto químico corrosivo con la piel y las mucosas. Por lo tanto, como en las piscinas de agua salada no se utiliza se reduce el riesgo de accidentes y lesiones, además de asegurarnos que la concentración de cloro en el agua es la adecuada. Evitamos así los problemas que se derivan de su uso: piscinas que huelen a cloro, irritaciones de ojos, picores de la piel, cabellos y ropa de baño dañados, alergias, etc.  

La cantidad de sal disuelta en el agua es similar a la de una lágrima y unas diez veces inferior a la del agua de mar, de modo que es insuficiente para irritar nuestro ojos o piel; tampoco daña el césped.

Y, como nos preocupa el medioambiente  al generar hipoclorito que posteriormente se descompondrá convirtiéndose de nuevo en sal, se crea un ciclo totalmente ecológico y respetuoso con la naturaleza.

Inconvenientes de las piscinas de agua salada

Al igual que con las ventajas, los inconvenientes del sistema de cloración salina se pueden plantear desde dos punto de vista.

Para el usuario-bañista, las piscinas de agua salada no tienen más inconvenientes que el gusto a salado de sus aguas pero, al ser  menos salado que el agua de mar, no debería ser un gran problema.

Es para propietario para el que se plantea la principal desventaja del sistema: el coste de instalación del sistema, que dependiendo del tamaño de la piscina puede estar entre 1000 y 3000 euros.

Pero, ese coste inicial no debe sentirse como tal problema sino, más bien, como una inversión, ya que a largo plazo conseguiremos reducir el gasto de productos químicos, sin mencionar los beneficios para nuestra piel.

El plazo de amortización de la inversión depende sobre todo del tamaño de la piscina, siendo especialmente corto en las piscinas de mediano y gran tamaño, como pueden ser piscinas de comunidades de vecinos, hoteles, spa, centros deportivos… pudiendo ahorrar mucho dinero que podremos invertir en otras mejoras.

Limpieza de piscinas

Mantenimiento de una piscina de agua salada

Cuando hablamos de mantenimiento de piscinas, debemos distinguir entre el mantenimiento del vaso, de los sistemas de conducción y de ...
Leer Más
Sal común o cloruro de sodio para piscinas

¿Cómo convertir una piscina de cloro a agua salada?

Para instalar una piscina nueva o para convertir una con depuración por cloro a una de agua salada, puedes recurrir ...
Leer Más
Piscina agua salada al lado del mar

Piscinas de agua salada

Si has llegado hasta aquí es porque estás decidido a montar una piscina de agua salada o quieres convertir tu ...
Leer Más

MEJORES OFERTAS DE PISCINAS DESMONTABLES

COMPRAR ACCESORIOS LIMPIEZA DE PISCINAS

LOS MEJORES PRECIOS DE LIMPIAFONDOS

PISCINAS HINCHABLES