Mantenimiento de una piscina de agua salada

Cuando hablamos de mantenimiento de piscinas, debemos distinguir entre el mantenimiento del vaso, de los sistemas de conducción y de filtrado por un lado, y los cuidados que necesita el agua por otro lado.

En cuanto al mantenimiento del vaso, y de las conducciones, lo principal que debemos controlar son las pérdidas de agua.

Las fugas de agua suelen ocurrir de forma constante a lo largo del año, con la salvedad que es en verano cuando les prestamos atención y cuando se produce la mayor evaporación de todo el año.

¿Cómo detectar y solucionar fugas de agua?. Esto lo trataremos en un post específico, debido a lo extenso del tema. Como adelanto, las principales pérdidas de agua en una piscina son la evaporación, la fuga por las conexiones o por grietas, la pérdida de impermeabilidad del vaso, etc.

Una vez dicho esto, nos vamos a centrar en el segundo aspecto del mantenimiento de piscinas, es decir, la calidad del agua. Que aspectos debemos tener en cuenta para disfrutar de un baño agradable y seguro.

En el caso de las piscinas saladas, el mantenimiento requiere unos cuidados menos laboriosos que en el caso de las piscinas de cloro o tradicionales.

Los cuidados mas importantes de una piscina salada son los siguientes.

Limpieza y filtrado del agua: el agua de la piscina debe pasar por diferentes procesos, de hecho para poder desinfectar, lo primero que debemos hacer es un filtrado y eliminación de sólidos en suspensión.

De hecho, aquí se plantea una pregunta: los bloqueadores y bronceadores ¿afectan el agua del la piscina?. La respuesta es clara, claro que afecta. Para eliminarlo, una de las opciones es realizar la filtración con el skimmer abierto, ya que ayuda a eliminar la oleosidad.

Limpieza del vaso: al igual que en el punto anterior, este proceso también es necesario en las piscinas de cloro. Se trata de eliminar la suciedad que se deposita en el fondo o en las paredes del vaso. Con pasar el limpiafondos de forma habitual es suficiente.

Controlar la concentración de sal en el agua. Ya dijimos que la concentración ideal de sal es de 5 kg por cada metro cúbico de agua. Debemos añadir algo de sal de vez en cuando, pero como la sal no se evapora, la cantidad a añadir es mínima. Prácticamente la totalidad de la merma de sal es debido a la que nos llevamos adherida a nuestro cuerpo cada vez que entramos o salimos del agua.

Controlar el pH: los valores deben estar entre 7,2 y 7,4, y la verificación se puede realizar de forma manual o automáticamente.

La forma manual requiere que todos los días procedamos a tomar la muestra y realizar la prueba de pH, de la forma que todos tenemos en mente cuando recordamos al socorrista de la piscina con el kit de medición de cloro.

La forma automática requiere la instalación de un medidor de pH, como ya hemos explicado, que realiza la lectura y añade el producto reductor de pH de forma automática.

Controlar la temperatura del agua. Es necesario que la temperatura del agua sea superior a 15ºC para que el clorador salino produzca cloro. En caso contrario, como ocurre en invierno, debemos desconectar el sistema de electrólisis.

Controlar la cantidad de cloro gaseoso en cada momento. Se puede realizar de forma manual, pero al igual que ocurre con el pH debemos hacerlo todos los días. Pero también se puede hacer de forma automática mediante una sonda ORP (oxydo reduction potencial), también conocidas como Redox..

Mantenimiento de piscinas de agua salada en invierno. La hibernación de la piscina.

La hibernación de la piscina se realizará cuando la temperatura descienda de 15ºC.

Lo primero es una limpieza del fondo y paredes del vaso. Incluye frotar las posibles manchas, pasar el limpiafondos, limpieza del prefiltro de la bomba y los cestos de los skimmers, etc.

En cuanto a la hibernación de electrólisis salina, debemos diferenciar dos situaciones.

1.- La temperatura del agua es superior a los 15ºC. En este caso el clorador salino debe funcionar las horas suficientes para mantener un  nivel residual de cloro de entre 0,5 y 1,0 ppm, dejando ajustado el regulador de pH entre 7,2 y 7,4. Recuerda que cuanto más baja sea la temperatura del agua, menos tiempo debe estar funcionando el filtrado.

2.- La temperatura del agua es inferior a los 15ºC. En este caso, no se produce cloro mediante la electrólisis por lo que directamente podemos desconectar el clorador salino, extraer la célula de electrólisis y limpiarla con desincrustante para eliminar los restos adheridos. Una vez limpia y seca, la guardaremos a cubierto para la siguiente temporada.

Si dispones de sonda redox, debes extraer con mucho cuidado los electrodos de pH y redox y colocarlos en su solución conservadora. Estos elementos tienen una vida media no superior a 2 años, sufriendo desgaste aun cuando se manejan de acuerdo a las instrucciones del fabricante. Una vez tenido en cuenta estos puntos, el resto del tratamiento de hibernación es el clásico

Sal común o cloruro de sodio para piscinas

¿Cómo convertir una piscina de cloro a agua salada?

Para instalar una piscina nueva o para convertir una con depuración por cloro a una de agua salada, puedes recurrir ...
Leer Más
Hucha cerdito rosa

Ventajas e inconvenientes de las piscinas de agua salada

Una vez que sabemos cómo funciona el sistema de cloración salina, nos podemos imaginar cuáles van a ser las principales ...
Leer Más
Piscina agua salada al lado del mar

Piscinas de agua salada

Si has llegado hasta aquí es porque estás decidido a montar una piscina de agua salada o quieres convertir tu ...
Leer Más

MEJORES OFERTAS DE PISCINAS DESMONTABLES

COMPRAR ACCESORIOS LIMPIEZA DE PISCINAS

LOS MEJORES PRECIOS DE LIMPIAFONDOS

PISCINAS HINCHABLES